Conectarse

Recuperar mi contraseña

Enlaces de interés
Últimos temas
» Academia Jewelry (Afiliación normal)
Sáb Sep 17, 2011 2:37 pm por Invitado

» New Generation Potter (afiliación normal)
Mar Sep 13, 2011 9:55 am por Invitado

» The Scars Never Die {3ra Generación HP {Élite
Lun Ago 15, 2011 4:15 pm por Invitado

» I'll do what I want 'cause this is my life ♪ # De Relations
Lun Ago 15, 2011 5:38 am por Memoki Campbell

» Cave Inimicum; el pasado interviene en el futuro [foro nuevo]
Sáb Ago 13, 2011 7:05 pm por Invitado

» Test de Dani
Sáb Ago 13, 2011 3:46 pm por Valerie Vólkova

» - Registro de Patronus -
Sáb Ago 13, 2011 3:44 pm por Valerie Vólkova

» - Registro de Avatars -
Sáb Ago 13, 2011 3:44 pm por Valerie Vólkova

» Magic's Whisper{Afiliación Normal}
Sáb Ago 13, 2011 6:45 am por Invitado

{000}
{000}
{000}
{000}
{000}
{000}

Y ahora es cuando el tiempo se detiene...{Drew}

Ir abajo

Y ahora es cuando el tiempo se detiene...{Drew}

Mensaje por Izadora Vlaming el Lun Jul 25, 2011 1:22 am

Era casi la hora de estar dentro de los dormitorios, lo sabía, pero no quería irme, me gustaba la tranquilidad de la Torre, ahí donde podía sentarme en uno de los maderos y sencillamente pensar, últimamente había necesitado mucho estar sola, no era que fuera mal en las asignaturas, de hecho iba perfecta, era que no quería toparme con nadie, no era exactamente del tipo sociable, y menos en estos días dónde mi diario parecía ejercer un complot en mi contra.

Cada cuando, en el pasar de las hojas podía ver un pequeño corazón dibujado, lo que me confundía eran los recuerdos que tenían esas páginas en especial. Me mordí el labio antes de soltar un suspiro que para mi gusto fue bastante sonoro. Intenté no prestar atención y seguir escribiendo, necesitaba sacar aquello que no podía expresar al aire, pero claro, el papel tampoco era mi mejor amigo. Rodé los ojos y con un hechizo, dejé que la tinta desapareciera de nuevo, dejando página tras página en blanco frente a mi vista.

Cerré el encuadernado de cuero y puse el broche en el, tenía una forma de mariposa, las preferidas de mi madre, y mi nombre estaba escrito en una delicada cursiva en la parte inferior, había muchas cosas detrás de ese diario, había cosas ahí dentro que solo yo sabía, cosas que estaba prohibido que yo dijera pero que no podía guardarme y la frustración a veces me acababa por dentro. Ese diario me había acompañado toda mi vida, las páginas encantadas nunca se acababan, siempre había hueco para un recuerdo más, un dibujo más y definitivamente, un nombre más.

Sacudí la cabeza ante el rumbo que tomaron mis pensamientos, ni siquiera se suponía que lo hiciera, no era correcto, nunca nada era lo correcto, ¿Cómo podría alguna vez tener el valor?, no lo creía posible, sonreí con ironía y cerré los ojos, abrazando el diario contra mi sin perder el balance en aquél madero. En mi reloj, el minutero avanzaba y lo podía notar, pero simplemente no me importaba, quería ante todo pasar un rato siendo yo misma, conviviendo con mis recuerdos y mis anhelos, pero claro, algo siempre tiene que pasar, y esta vez fueron unos ruidos a mi alrededor lo que me hizo abrir los ojos y por primera vez, sacar mi varita y apuntar con ella hacia la fuente de ellos. Estúpido si, tener que protegerse dentro de Hogwarts era una estupidez, pero nunca estaba de más ser precavida, y más ahora que me había desconectado totalmente de aquél mundo que llamaban "realidad".

Intenté entornar la mirada sin éxito, la figura que apareció detrás del polvo que había soltado últimamente una de las maderas, no era nada más y nada menos que Drew Halliwell, mi reciente dolor de cabeza, por decirlo de una manera menos cursi por que si pasabamos al otro lado, era posible que no terminara mi descripción. -¿Qué haces aquí?.- pregunté rápidamente; no pensaba que nadie frecuentara esta Torre, después de todo no era más que un lugar polvoriento a veces, quería pensar que era mi lugar privado, pero todo pensamiento se veía acabado justo ahora, al igual que mi reputación si no conseguía estar en el dormitorio en algún rato más. Me percaté de que mi varita seguía fuera y rodé los ojos antes de guardarla de nuevo, no creía que me fuera a retar a un duelo justo ahora, a final de cuentas se veía un poco más pensativo que yo, y si, eso no era nada fácil de lograr.


Última edición por Izadora Vlaming el Mar Jul 26, 2011 7:35 pm, editado 1 vez
avatar
Izadora Vlaming
Alumn@ Ravenclaw
Alumn@ Ravenclaw

Mensajes : 51
Galeones Galeones : 718
Fecha de inscripción : 10/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora es cuando el tiempo se detiene...{Drew}

Mensaje por Drew Halliwell el Lun Jul 25, 2011 2:17 pm

Era tarde ya, pero la noche de Hogwarts era más hermosa que el día. Siempre y cuando no sea luna llena… Siempre que podía me escapaba de noche de mi habitación, solo para ver la el cielo… La luna… Antes de aquella noche en que todo cambiaria para mi, y luego volvería a ser yo… Con ese sabor a carne muerta en mi boca, con esas pesadillas de noche… Con todo lo que me implicaba ser lo que soy. Tenía que aceptar esto que era, y tratar de tener una vida normal… Tratar de tener una vida “normal”. Aunque mi mayor miedo era matar a alguien mientras estaba así, algún alumno… ¿Qué me pasaría si pasara eso? ¿Qué pasaría si es un amigo mío? La verdad… No me lo perdonaría. Pero algunos, me gustaría esconderme en su cuarto y esperar a que aquello pase.

Mientras caminaba por los fríos pasillos del castillo pude escuchar unos pasos. Enseguida me escondí, para ver quién era, pero de una forma disimulada. Entonces pude notar a Iza… Iba por el pasillo que se iba para la torre del reloj. ¿La seguiría? ¿Por qué? … No sé que tiene ella que me atraía… Tal vez que sea inalcanzable para mí, tal vez su rostro, sus ojos me llamaban y me querían decir algo que nunca quedaba muy claro en mi mente. La vengo observando y acercándome a ella desde que somos niños… Pero nunca dio una señal de que siquiera se fijara en mí de la misma forma en que yo me fijo en ella. No sé qué haría para que al menos me mire de la misma forma que ella me miraba a mí. Por eso… Era inalcanzable.
Mordí mi labio apoyado contra la pared, no se había percatado de mi presencia. Tal vez estaba molesta o distraída, no alcance a ver bien su rostro… Y de nuevo me preguntaba, ¿La iría a buscar?.

Tome confianza de donde no tenia, y me puse a caminar por los otros pasillos, sin alejarme mucho de aquel que llevaba a la torre del reloj. Un lugar que antes había visitado, siempre buscaba lugares alternos para escaparme cuando una pesadilla me despertaba a altas horas de la madrugada. Solo para poder dejarla un tiempo a solas, tal vez eso era lo que quería… Estar sola… Pero no podía aguantar las ganas de ir y hablarle. –Al demonio…- Murmure para mí. Emprendiendo mis pasos hacia aquel pasillo y luego para subir a la torre.
Mis pasos eran suaves y sigilosos, no quería sorprenderla o molestarla haciendo el ruido exagerado que hacían las escaleras que te llevaban a la torre. Aun así eran un tanto veloces, quería llegar arriba y poder verla.

Al llegar me lleve una leve sorpresa. Choque con un pedazo de madera que no vi, no fue muy ruidoso el golpe, pero se escucho. Entonces pude ver a Iza prepararse con su varita para detener a cualquiera que pueda perturbar su paz de tal manera. Y no la culpaba, yo también me ponía así cuando alguien llega de repente a donde yo estoy sin más. Su pregunta me saco de orbita un momento. ¿Qué carajo le respondo? No podía decirle que la vi y vine, sería MUY raro. Nunca fui bueno para inventar coartadas. –Nada, solo estaba dando vueltas y se me ocurrió venir aquí… Como a vos, al parecer – Invente. Tratando de sacar el tema un poco al final, sonreí de lado cuando guardo su varita y me acerque a ella. Bueno, en realidad a un poste que estaba a su lado, apoyándome en él… Mirando afuera desde donde se podía ver detrás de aquel gran reloj. Metiendo mis manos en los bolsillos, hacia frio… O yo era muy friolento. –¿No tienes frio? – Pregunte con curiosidad, sin apartar mi mirada de aquella bonita vista. Hasta que me gire para poder verla de nuevo… Nuevamente, no sé que tenía que no podía dejar de verla como la veía ahora desde 2do, tenía un brillo especial en su mirada… Que todos teníamos y el de ella estaba un poco mas escondido… Algo era lo que quería descubrir en su mirada, algo que tal vez ella también trataba de descubrir. Éramos amigos desde hace ya un par de años, y aun no puedo descubrir que es aquello… Siempre se lo note, pero esa inquietud que tiene… No puedo terminar de leerla bien en su mirada.
avatar
Drew Halliwell
Alumn@ Slytherin
Alumn@ Slytherin

Mensajes : 191
Galeones Galeones : 1221
Fecha de inscripción : 10/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora es cuando el tiempo se detiene...{Drew}

Mensaje por Izadora Vlaming el Lun Jul 25, 2011 5:37 pm

Me abracé a mis recuerdos mientras me recargaba contra el madero, estaba sentada en lo alto, quizá una buena caída de dos metros si tendría si no tenía cuidado, estaba consciente de eso, así como también sabía que me gustaba eso de ser inalcanzable, a menos claro que usaran una escalera o algo por el estilo, pero no creía que aquí hubiera tal cosa, estaba protegida por decirlo así.

La nube de polvo me hizo voltear y su voz me sacó de aquellas ensoñaciones que había estado teniendo, no sabía por qué estaba aquí, pero una parte de mi quería que se largara, mientras la otra le rogaba que se quedara, no era fácil estar discutiendo conmigo misma, para nada. -Si, solo que yo no daba vueltas, sabía que tenía que venir aquí.- contesté con una pizca de sequedad, intensional o no, la cosa era que mi voz siempre sonaba distante cuando hablaba con él. Volví a cerrar los ojos para apartarme de nuevo, si quería estar ahí yo no tenía problema, mientras no intentara perturbar mi paz, pero creo que esa no era su idea de "estar ahí".-No, no tengo frío, no suelo tenerlo, me acostumbré.- musité mientras recordaba las frías tardes en mi casa, viendo a mi papá por la ventana, cuidando dragones y siendo básicamente, alguien normal, ¿Quién diría lo que se encontraba detrás?.

El tiempo seguía corriendo, apresurandome a cada golpe del segundero al caer un poco más, no podía moverme, me sentía bien ahí en donde estaba, quizá solo sería cuestión de unos cuantos hechizos y aparecer en la sala común, dando órdenes para dormir como siempre, no tenía nada de qué preocuparme, podía quedarme aquí, fingiendo que estaba tranquila mientras algo más me recorría por dentro. Bajé la mirada y lo observé un momento, su mirada parecía perforarme como si intentara desentrañar algo, no lo dejaría, nunca nadie podría, al menos eso quería creer.

Hice un amago de bajar de aquél lugar, sin darme cuenta de que en ese movimiento brusco, el diario se había caido, mordí mi labio una sola vez al ver que había caído abierto, como siempre, con sus páginas en blanco. -No lo toques.- indiqué rápidamente, me daba terror que aquellas páginas le revelaran algo más que un simple día, algo más profundo que me arañaba desde dentro ya desde hacía un tiempo. Con un resoplido me columpié con destreza hasta saltar de aquél lugar, cayendo con perfección como ya antes había hecho, era algo sencillo, simplemente tenía que concentrarme. Noté un pequeño dolor en el tobillo pero no presté atención al buscar a tientas por mi diario. Lo necesitaba, nunca lo dejaba fuera de mi vista y no podía creer que ahora pudiera caer en manos de un extraño.

Quizá no era exactamente un extraño, lo conocía desde que había entrado aquí, pero aún así no podía dejar ese sentimiento sobreprotector, era algo que me carcomía por dentro, al igual que algunos de los sentimientos por él. Había cosas que no podía decirle, él confiaba en mi, yo debería hacer lo mismo y en muchas cosas lo hacía, pero simplemente, ahora no podía, por más que quería forzarme a hacerlo, era algo fuera de mi control. Asi como el tiempo también estaba fuera de el.


Última edición por Izadora Vlaming el Mar Jul 26, 2011 7:35 pm, editado 1 vez
avatar
Izadora Vlaming
Alumn@ Ravenclaw
Alumn@ Ravenclaw

Mensajes : 51
Galeones Galeones : 718
Fecha de inscripción : 10/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora es cuando el tiempo se detiene...{Drew}

Mensaje por Drew Halliwell el Mar Jul 26, 2011 5:05 pm

En cuando me respondió note aquella sequedad en sus palabras, con la que se dirigía a todo el mundo, incluyéndome. Aunque aquella voz con la que se dirigía a mi me hacía sentir un poco peor de lo que les hacía sentir a los demás, después de todo ser tan cercanos… Se podría decir que aun no me acostumbraba, pero… ¿Me acostumbraría alguna vez? – Supuse que ibas a decir eso – Dije con suavidad, sin mirarla. Pero sin poder evitarlo, dirigí mi mirada a ella… No era algo que necesitara hacer, pero era algo que lo hacía como si fuera una acción automática. – Bueno, espero que no… Porque la verdad que esta frio aquí – Dije y luego me reí bajo, juntándome mas a mí, cerrando bien mi chaqueta y metiendo mi mentón en el cuello de esta… Tal vez un tanto infantil, pero me hacía creer falsamente que estaría más abrigado.

El gran reloj resonaba en mi cabeza cada segundo… No era algo que me molestara, más bien me inquietaba un poco… La noche caía sin más, y en no mucho tiempo tendría que ir a lidiar con las serpientes más jóvenes para que se acuesten… Personas más engreídas no podían haber, aunque después, cuando crecían… No cambiaban mucho, seguían siendo, la mayoría, los mismos cretinos e hipócritas de siempre. Aunque algunos eran más tranquilos, y otros me caían un poco bien… Hay de todo un poco en ese lugar.

Mientras me perdía en el horizonte, un sonido me quito todos mis pensamientos de la mente. Al parecer el diario de Iza se le había caído. Amablemente me acerque a este mismo, para levantarlo y entrárselo… Pero su casi grito de que no lo tomara detuvo en seco el movimiento con mi mano, arrugando un poco los dedos hacia adentro. Mordí mi labio y volví mi mano al bolsillo. – Tranquila, no leeré nada – Le dije para que se tranquilizara, no era mi intención meterme en su vida, o bueno, no era mi intención meterme en sus cosas personales… Todos teníamos secretos, aunque la mayoría de los míos ya se los haya contado a ella.
Le sonreí de lado y vi como bajaba. Entonces volví a sacar mi mano del bolsillo, con mi varita. Así con un movimiento de esta misma lo cerré, con sus abrojos y bien seguro. Lo tenía más cerca que ella, asique me agache para tomarlo, ahora cerrado, así no tenía ningún riesgo de que lo leyera. - ¿Ves? No leí nada – Murmure y me reí bajo.

Camine, con mi otra mano en el bolsillo, y en la otra con aquel importante diario para ella. Solo unos pasos, hasta llegar a donde se encontraba. – Tus secretos están a salvo… - Agregue, en un susurro, cuando estaba cerca de ella… Solo para que nosotros lo oyéramos. Mordí mi labio y extendí la mano donde tenía el diario, para que la tomara. Ahora teniéndola más cerca, baje mi mirada, no mucho, disimuladamente… Mirando aquel objeto. Pero esto no duro mucho, estando lejos ya se me da por mirar sus brillantes ojos… De cerca no podía resistirme.
Subí mi mirada con lentitud, mirándola en sus penetrantes ojos… Ahora no buscando nada… Sino más bien, perdiéndome. Tal vez me veía raro, esperaba que no, pero en el momento hasta aquel gran reloj se había detenido… Se pudo oír como el segundero se movía cada vez más lento, hasta quedar detenido por completo. ¿Era un hechizo? ¿Algún conjuro que nos hacían los de 3ro o 2do?... Lo dudaba… Y tampoco sabía si a ella le había sentido también. Entonces, para no ponerla incomoda, corrí mi mirada a un lado… Mirando sobre su hombro.

El silencio se hizo presente, al menos por mi parte, ni una palabra salía de mi boca. No sé porque era, pero la verdad que a veces en ese silencio… Había más mensajes que en las mismas palabras. Tal vez… Solo había que buscarlos bien, y no siempre eran los mejores. Después de todo, a veces, el silencio así te dañaba más que una palabra… Depende de la situación.
avatar
Drew Halliwell
Alumn@ Slytherin
Alumn@ Slytherin

Mensajes : 191
Galeones Galeones : 1221
Fecha de inscripción : 10/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora es cuando el tiempo se detiene...{Drew}

Mensaje por Izadora Vlaming el Miér Jul 27, 2011 10:48 pm

Tal vez... no, el tal vez no existía en este caso, no podía existir, yo no podía cambiarme a mi misma por nadie, no debía hacerlo, toda mi vida me habían dicho lo mismo ¿Cómo se suponía que ahora hiciera ese cambio?. Alcé la vista al techo como si estuviera esperando una señal, una que nunca llegó por lo que tuve que contestar. -Sueles suponer bien.- contesté con una media sonrisa perlando mis labios, no era común en mí verme con una sonrisa, al menos no cuando estaba sola, en las juntas de Prefectos, en la Sala Común, siempre tenía una cara mucho más amable, una que se me caía al entrar en el recinto de la soledad. -Ha estado peor, supongo que no sueles venir aquí en pleno invierno sin más que la pijama, esto no es nada comparado.- musité encogiendome de hombros con una rápidez que lo hacía casi imperceptible, me mordí el labio seguidamente en cuanto lo vi, era tan descaradamente...él, que tenía que forzarme a separar la vista.

Tic tac, el reloj avanzaba, cada uno de sus movimientos representaba uno que yo tendría que hacer más rápido, pero no quería hacerlo, había una diferencia enorme en lo que tenía que hacer y lo que quería. Toda mi vida había tenido que hacer cosas, sin querer o a veces, con un pequeño gusto. Había logrado el puesto de Prefecta por que tenía que hacerlo, a veces mi trabajo era divertido, podía convivir con mis compañeros, darles una oportunidad que yo no tuve de hacer lo que quisieran sin salirse de las reglas, otras veces era un verdadero dolor de cabeza que solamente un buen baño me quitaba, lástima que ahora el baño de Prefectos hubiera sido "re decorado" por Vance, ahora no podía ir y perderme un rato, sería directo a la cama, si es que tenía suerte y podía dormir.

La caída del diario no hizo más que asustarme, me habría gustado poder compartir cualquiera de mis secretos con él, pero no podía, y en realidad me odiaba por eso. Mordí mi labio sin prestar atención a sus palabras, si no leería nada, estaba bien, pero no podía arriesgarme, no por mi, por mi familia. -¡Dámelo!.- dije con una voz de forzada amabilidad, arrancando el libro de sus manos, revisando su cubierta, algunas manchas estaban comenzando a salir, eso no podía ser bueno. Alcé la mirada y me encontré unos momentos con sus ojos, que siempre parecían ver más allá de mi, en mi alma quizá.-Quisiera que estuvieran a salvo... creeme que si.- contesté bajando la mirada de nuevo al libro, que abrí con rápidez. Lo más importante, al pasar mi mano... había desaparecido, estaba encantado y lo sabía, era por eso por lo que nadie más podía tocarlo y ahora lo entendía, maldije por dentro, sintiendo un escozor extraño en los ojos, no debía de llorar, no debía hacerlo y estaba repitiendomelo una y otra vez.

Mi mirada encontró un punto muerto detrás de él, me vería estúpida si me veía a punto de llorar por unos cuantos recuerdos perdidos, no quería que me viera así. Intenté concentrarme de nuevo en el sonido del reloj pero no lo encontré, alcé un poco la vista para ver si había alguien más jugando una broma, y no logré ver a nadie, solo me encontré con su perfecta imagen intentando darme espacio, ¿Por qué yo simplemente no podía...? No logré ni pensarlo. -Gracias, como sea, por no haberlo leído.- murmuré a regañadientes, era difícil para mi dar las gracias en estos momentos dónde sentía que mi voz se quebraría en cualquier instante. Cerré de nuevo el viejo diario, tenía ganas de lanzarlo y no volver a saber de el, solo los indicados podían leer sus páginas, no habría problema quiza, queria deshacerme de todos esos sentimientos atrapados en el, todas esas cosas que no podía decir, quizá alguien más pudiera entenderme y quizá hasta cierto punto, perdonarme por ser así.
avatar
Izadora Vlaming
Alumn@ Ravenclaw
Alumn@ Ravenclaw

Mensajes : 51
Galeones Galeones : 718
Fecha de inscripción : 10/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora es cuando el tiempo se detiene...{Drew}

Mensaje por Drew Halliwell el Vie Jul 29, 2011 6:27 pm

Todavía me preguntaba… ¿Qué era lo que sus ojos ocultaban? Tanto había pasado, y aun no puedo encontrar aquello que me es casi desconocido para mi… Pero de algo estaba seguro, no dejaría de buscarlo. Mi mirada no se iba a de ella, de cómo su cabello respondía a la suave brisa, de sus facciones, esa leve sonrisa que me regalo, la cual respondí también con una sonrisa y mordí mi labio luego, mirando hacia un punto fijo en el piso. –Supones bien también - Dije y al igual que como había hecho ella, sonreí de lado, pero agregue. – Creo que tú tampoco has ido a las terrazas en invierno solo con pijama – Luego de decir aquello, la mueca en mi boca no se había ido. Me recargue un poco más contra el pilar, encogiéndome más en mí, juntándome… Buscando calor.

Aquel molesto reloj, no se detenía, parecía que nos apuraba… Y la verdad no quería irme de aquí… Tenía ganas de detenerlo solo para que no moleste mas. Sus grandes engranajes sonaban en mi mente como “Te tienes que ir pronto” una y otra y otra vez. No quería hacerlo, tenía más de una escusa de porque estaba a fuera de hora de la sala común. Y prefería estar aquí, charlando un momento más con ella, de ir y aguantar a los pesados de primero y… Bueno, a la gran mayoría de los que estaban ahí.

“¡Dámelo!” Resonó en mi cabeza, seguido de cómo tomaba su libro… Arrancándolo de mis manos, como si lo fuera a destruir o mostrarle a todo el mundo sus secretos. ¿Tan poco confiaba en mí? Bueno… Todos tenemos secretos… Tal vez, pero para ella, mis secretos ya los sabía todos. Luego de eso, baje la mirada, cerrando los ojos cuando abrió el libro… Si le dije que sus secretos estaban a salvo… Por lo menos a mis ojos estaban a salvo. Tal vez… No sé, me sentía un poco dolido al sentir que no confiaba en mí, pero… Me tenía que acostumbrar, sabía que Iza era cerrada a la gran mayoría de sus secretos, y respetaba y entendía eso… Pero, ¿Por qué me sentía así? Puff, ya se me pasaría luego. – Al menos… De mi lo están – Termine de decir, mordiendo mi labio… Viéndola a los ojos. Notando un leve brillo cristalino en ellos. Suspire bajo, casi para mí, así no me oía… No quería demostrar lo que sentía, menos ahora, debía ser fuerte… Frente a ella, no quería que se molestara o se pusiera mal por cosas estúpidas mías.

Quería separarme, caminar un poco hacia atrás… No estar tan cerca, no porque me molestara mi presencia… Los ojos eran la ventana de alma, y mis sentimientos, lo que sea, se notaban y se dejaban mostrar en mi mirada. Por lo que trate de buscar mirar hacia otro lugar, cerrándolos un momento. Pero enseguida al oír lo que dijo, levante mi mirada hacia ella. Tal vez no lo dijo tan fuerte, pero la pude oír. Le sonreí suavemente… Tenía tantas ganas de subir mi mano y acariciar su mejilla… Sentir de verdad lo suave de su piel, mis ojos no me podían contar todo como era ella. – No lo agradezcas … Como dije, tus secretos están a salvo conmigo o de mi… No hay problema – Respondí, con una voz suave, sintiendo como todo aquello que quería ocultar hace un momento se había ido. Por lo que me acerque un paso más a ella, levantando mi mano… Que quería ir para su mejilla, la cual paso cerca de ella y termino posándose en su hombro… ¿Por qué eres tan miedoso? ¿A que le temes? ¿Te tengo que traer un Boggart aquí para mostrarte que tu verdadero miedo no es que ella te rechace?. Esas preguntas rondaban por mi mente, casi como si otra persona las hiciera… Y una de ellas tenía razón, no era mi miedo… Pero si temía a que si abría mi corazón a ella, me rechazara… Pero también tenía miedo a que venga otro y la enamore, sin más… ¿Qué haría? Puff, como quisiera ser un valiente León, en momentos así, y no una fría serpiente…

avatar
Drew Halliwell
Alumn@ Slytherin
Alumn@ Slytherin

Mensajes : 191
Galeones Galeones : 1221
Fecha de inscripción : 10/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora es cuando el tiempo se detiene...{Drew}

Mensaje por Izadora Vlaming el Dom Jul 31, 2011 1:01 am

Dejé pasar su comentario, no por la obviedad en él, simplemente que su voz comenzaba a calar algo más adentro de lo que yo creía pertinente, él tenía la capacidad de hacerme olvidar dónde estaba parada o cualquier detalle importante y no quería permitirlo, si suponía bien, no era su intención, quizá fueran solo ideas mías, tontas y sin fundamentos, aquellas que me daban solamente cuando dejaba volar mi imaginación que no, no era mi cosa preferida en el mundo. -Pues... aunque no lo creas, si he ido, solo que nunca me ves...- corté al darme cuenta de mi impertinencia. Oh rayos, ¿Qué acababa de revelarle? No podía ser cierto que haya dicho eso, debía aprender a callarme la boca y evitar ese tipo de temas que lo único que hacían era sacar algo más de mí. Me mordí el labio al ver como se encogía, tenía tantas ganas de decir que lo abrazaría y el frío pasaría, pero no iba a hacerlo, era tan testaruda como para eso.

El avance del reloj dejó de tener sentido en cuando mi sentimiento de haber cometido un error me embargó, ¿Cómo había dejado que eso pasara?. Odiaba cometer errores, mucho más de lo que odiaba remediarlos, y a decir verdad no sabía que consecuencias traería ese, es decir, ¿A quién le gustaría que una chica se quedara atrás solo para no invadir su espacio?, quizá había algo más detrás de eso que ni a mi misma me aceptaba, pero ya no había nada que hacer. Solo estaba esperando el momento correcto para salir huyendo a mis responsabilidades, como siempre hacía, era tan difícil estar con él.

Pronto encontré de nuevo mi diario entre mis manos, no de la mejor manera, pero estaba alterada, no me podía contener a mi misma, me aterraba todo lo que tenía que ver con ese diario, había tantas cosas, ideales de mi familia que nunca se completaron y las expectativas estaban puestas en mi, sentía como todo dentro de mi se derrumbaba, mientras por la mirada de sus ojos, podía ver que él creía que no confiaba en él. De hecho confiaba tanto en él que no quería que eso lo lastimara como me había hecho a mi, ¿Tan malo era que intentara protegerlo?. El tono de su voz quebró algo más dentro de mi, sabía que no se sentía bien, pero no podía hacer nada y eso también hacía que un pequeño filo rozara mi voz.-No lo están de nadie, nunca lo van a estar.- musité intentando desviar la mirada para que ese estúpido sentimiento que me alentaba a llorar se desvaneciera, no podía ser débil, no lo sería, me oponía a eso.

Debía salir de ahí, huír mientras aún mi corazón me permitía caminar sin mirar atrás, no podía dejarlo todo con él, había sido un error ser su amiga en primer lugar, acercarme lo bastante como para serlo, pero las ganas de conocerlo, de ser parte de su vida habían acabado conmigo y ahora no podía dejar eso ganarme de nuevo, no debía, como tantas cosas en este mundo que no debía hacer,como agradecer algo para empezar. Si, tenía que sacar algo de mi padre al parecer. -Es que no lo entiendes, nadie lo entiende.- contesté con un tinte de frustración manchando mi voz, sin más, su mano se posó en mi hombro, sonreí ante el gesto pero me moví, aquel gesto significaba la perdición de mi mente, volando en el espacio donde me encantaría poder estar entre sus brazos.

Sacudí la cabeza en una seca negación, ya no había más que hacer ahí. Intenté dar un paso pero mi tobillo cedio, lo que más bien dio paso a que me derrumbara, cayendo sentada como si fuera una bailarina en pleno ensayo, aunque aquí nada estaba ensayado, había olvidado que me había lastimado al caer de esa forma, estupidamente había creído que mantenía el equilibrio y al parecer, no era nada de eso.-Perfecto.- murmuré con ironía, mientras bajaba la mirada, desviandola del vergonzoso estado en el que me encontraba, ¿No podía dejarme más en rídiculo?, sinceramente, no lo creía posible. Intenté levantarme, solo para darme cuenta de que no podía hacerlo, frustrada lancé el diario lejos de mi, como si fuera eso lo que me detenía, era una rabieta, si, pero ya estaba harta. Lo único que quería era largarme, que la tierra me tragara si era posible.
avatar
Izadora Vlaming
Alumn@ Ravenclaw
Alumn@ Ravenclaw

Mensajes : 51
Galeones Galeones : 718
Fecha de inscripción : 10/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora es cuando el tiempo se detiene...{Drew}

Mensaje por Drew Halliwell el Miér Ago 03, 2011 11:40 am

Su comentario distrajo mi mente un momento. ¿Había ido a las terrazas y sin que yo lo supiera? Wow, al parecer era buena ocultándose, iba todas las noches y me quedaba un buen rato ahí, esperando a que algo pase, a que… No sé, tal vez un milagro llegue de algún lado y me salve de mis problemas. Pero, mis buenos amigos, Dios no existe. - ¿Si has estado? Ah, mira… Nunca te he podido ver – Termine de decir, desviando un poco la mirada, algo pensativo, a ver si podía recordar alguna cosa inusual, algún ruido raro, movimiento… Pero nada… Tal vez no habíamos coincidido mucho con nuestras escapadas.
El frio se hacía más presente en el lugar, podía sentirlo, Pero no me quería ir, nunca me podía ir cuando hablaba con ella… Quería seguir hablando con ella al menos un momento más, aunque pareciera un pesado.

Pude ver como se aferraba a su diario, de verdad seguro que tenía algo muy importante escrito dentro y la verdad no me quería meter en eso. Todo el mundo tiene secretos que nadie puede conocer, todos tenemos alguna cosa que ocultamos… Y ella no era la excepción. Mordí mi labio y la vi, su mirada mostraba un poco de tristeza, sus ojos estaban brillantes… Como a punto de llorar. Lleve mi mano a su mentón, con lentitud, apenas posando el dedo índice en este, para levantar su mirada suave y amablemente, así la podía ver a los ojos. – Entonces… Yo te ayudare a que estén a salvo… - Le dije, como una promesa, luego sonriéndole suavemente, para que viera que podía confiar en mí. No podía creer con la facilidad con la que mi mirada se perdía con la de ella, con tan solo una mirada conseguía que me pusiera a sus pies, a su merced… Era algo muy raro… Al menos en mí, no dejaba que nadie me dijera que hacer, a menos que sea alguien de mayor “rango” que el mío… Pero para ella, bajaría la luna entera si me lo pidiera.

Sus palabras me quebraron un poco. Quería entender, pero no podía entender suponiendo… Y aunque quisiera entender, solo llegaba a comprender lo poco que me decía. – Intento de entender… Créeme que lo hago… - Intentando demostrarle que de verdad me importaba, de que en verdad quería hacer que una sonrisa estuviera en sus labios.
En cuando evito aquello que había hecho, detuve mi mano… Apenas alcanzando a tocar su hombro. Mordí mi labio y cerré los ojos, dejándola que se aparte, guardando mi mano contra mi pecho… Tal vez estaba siendo más molesto de lo normal.

Pero, al oír y al sentir que caía, por culpa de su tobillo me acerque a ella velozmente, arrodillándome en frente, solo para asegurarme de que estuviera bien. - ¿Estás bien? – Fue la primer pregunta estúpida que se me ocurrió, que raro que no le pregunte “¿Te caíste?” sino ya mismo me tiraría por la torre. Lleve mi mano su tobillo, para sentir, a ver si su hueso estaba bien… - Solo esta hinchado, unas vendas y un poco de reposo… Y pasara – Dije, examinándola, no quería que estuviera mal o herida.
Mire hacia donde había arrojado el libro, sin decir nada, me pare de donde estaba a tomar el diario. Al tomarlo del suelo, lo limpie un poco y volví a donde estaba, de nuevo arrodillándome frente a ella, dejando el libro en sus manos de nuevo. – Te prometí que estaría a salvo – Le dije con una sonrisa de seguridad, para luego volver velozmente con lo de su tobillo, para cambiar de tema, así no me podía decir que no. - ¿Me permites? – Pregunte, acercando mis manos a ella, para pasarlas por entre sus piernas y sostenerla por la altura de la espalda. Con la intención de levantarla, así la llevaba a la enfermería, no podía estar así, necesitaba una cura… Tal vez con una pasión, esto pasaría en unos segundos.
avatar
Drew Halliwell
Alumn@ Slytherin
Alumn@ Slytherin

Mensajes : 191
Galeones Galeones : 1221
Fecha de inscripción : 10/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora es cuando el tiempo se detiene...{Drew}

Mensaje por Izadora Vlaming el Vie Ago 05, 2011 2:47 pm

Bajé la mirada, conteniendome de sonrojarme, pues eso tiraría todos mis intentos por parecer distante por la borda. Mordí mi labio sin pensarlo demasiado, a veces lo hacía inconscientemente, era como una manía que había adquirido en mi estancia aquí, que a decir verdad, eran muchos años. -Claro que si, es un buen lugar para pensar, aunque generalmente siempre haya alguien más.- contesté, dejando pasar la parte de haberme visto, yo no quería que me viera, no servía de nada, aparte de que muchas veces él estaba con alguien más y odiaba interrumpir. Eso y el hecho de que estar sola, ya era una rutina en mi vida.

Estaba haciendome daño a mi misma, mis uñas hacían una presión casi dolorosa en la cubierta del diario, el hecho de que algunas cosas hubieran desaparecido no era más que un recordatorio de que solo para mi existían, quizá ahora estuviera a salvo, de cualquier manera, cada entrada borrada, cada letra eliminada estaba grabada a mi mente, quisiera o no. Cualquier cosa que sucediera ahora, no importaba, quizá con la eliminación de esas páginas, una parte de mi estaba más tranquila, quizá, solo quizá, hoy podría dormir tranquila, sin preocupaciones y ese pensamiento tan egoísta me hacía llegar al borde de las lágrimas. Dejé que alzara mi mirada, pues yo misma no podía hacerlo.-¿Lo prometes?.- fue lo único que musité, necesitaba de esa promesa. Una sonrisa amenazaba con perlar mis labios, pero contuve mi expresión, tenía que recordarme a mi misma que mantuviera la compostura, asi que tranquilamente me quedé ahí, esta vez sin apartarlo, no quería apartarlo más de mi de lo que ya seguramente me había obligado a mi misma.

De nuevo mi mirada cayó, no sabía por qué no podía mantenerla frente a él, no me sentía simplemente lo suficientemente buena, quizá él encontrara algo mejor, yo no lo merecía, mis hermanos lo habían dicho una y otra vez, y por más que me encantaría cambiar, no podía hacerlo. -Quizá algún día lo entiendas.- contesté en realidad sin saber por qué, no me gustaba ocultarle cosas, pero tampoco podía arriesgarme totalmente a que supiera la verdad, quería decirle pero estaba atada de manos en esto.
Alcancé a ver su movimiento, reprimiendome a mi misma por haberlo causado. ¿Por qué simplemente no dejaba de existir?.

Lo único que había dejado de existir era mi equilibrio, maldita sea, cerré los ojos ante el dolor, intentando deshacerme de el aunque parecía imposible. -Si, eso creo.- contesté sin más, al parecer me sentía bien, si no fuera por el tobillo. Mordí mi labio cuando presionó el lugar donde más me dolía, luego suspirando cuando la presión se liberó. -Lo sé, no es nada, en serio, me he torcido el tobillo más veces de las que puedo contar, no quiero que te preocupes por mi.- le dije rápidamente, no me gustaba que se preocupara por mi, no valía la pena que lo hiciera a decir verdad.
Observé con cautela sus movimientos, entrecerrando los ojos al ver lo que hacía, no podía creer que lo trajera de nuevo, desvié la mirada un momento mientras pensaba en una solución. -Quedatelo.- alcancé a decir, presionando el encuadernado contra él, en el momento en que se lo pidiera, podría devolverlo, mientras tanto, quería que se lo quedara, que viera que confiaba en él, al menos si no podía decirlo, estaría implícito. Bufé cuando se acercó a levantarme, ni que fuera una muñeca de trapo, pero ya qué. -No tengo otra opción, ¿No?.- dije con algo de ironía, esta vez tenía que aceptar su ayuda, a final de cuentas, no creía poder hacerlo sola, y si, eso me molestaba, no ser autosuficiente era un verdadero dolor de cabeza.
avatar
Izadora Vlaming
Alumn@ Ravenclaw
Alumn@ Ravenclaw

Mensajes : 51
Galeones Galeones : 718
Fecha de inscripción : 10/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora es cuando el tiempo se detiene...{Drew}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.